lunes, 4 de marzo de 2013

Angelfall, de Susan Ee.

Han pasado seis semanas desde que los ángeles del apocalipsis descendieron para demoler el mundo moderno. Las pandillas callejeras gobiernan el día mientras que el miedo y la superstición gobiernan la noche. Cuando los ángeles guerreros se llevan a una niña indefensa y su hermana de diecisiete años, Penryn, hará cualquier cosa para traerla de vuelta.

Cualquier cosa, incluyendo hacer un trato con un ángel enemigo. Raffe, es un guerrero al que se encuentra herido y sin alas en la calle. Después de eones de luchar sus propias batallas, se encuentra siendo rescatado de una situación desesperada por una adolescente medio muerta de hambre.Viajando a través de un oscuro y retorcido norte de California, dependen uno del otro para su supervivencia. Juntos viajan hacia la fortaleza de los ángeles, en san Francisco, donde ella lo arriesgará todo para rescatar a su hermana y él se pondrá a sí mismo a merced de sus enemigos más grandes por la oportunidad de estar completo nuevamente.

Opinión Personal: Sin Spoilers.

Supe de este libro gracias a mi amiga—bendita seas, Katherine— y pues no sé, ella y yo tenemos los mismos gustos, así que me decidí a leerlo. Y... ¡Dios mío! 

Es un libro terrorífico pero al mismo tiempo adictivo, no hubo un momento en que me cansé leyendo algo o sentí algún párrafo pesado. Susan Ee realmente se merece muchos más fans de los que tiene actualmente porque es una de las escritoras más talentosas que he leído, de lejos. Y podría decir que Angelfall está en mi Top 10 de los mejores libros que he leído en 2012. 

Todo empieza con Penryn, su madre, la cual sufre de esquizofrenia y está como una regadera, y con su hermana pequeña, Paige, la cual está en una silla de ruedas. Justo al principio, Paige es raptada por uno de los ángeles y ahí empieza la alianza de Penryn con Raffe, ya que él también necesita encontrar a los ángeles que se llevaron a la hermana de Penryn, que son los mismos que le cortaron las alas. 

La relación que se desarrolla entre Penryn y Raffe es lenta, de hecho, no sé si considerar este libro como romance porque... bueno, no es que haya romance en sí, sino esa química que se puede tantear a kilómetros y kilómetros de distancia. Atracción, muchísima atracción entre ellos y eso es lo que te hace seguir leyendo porque en una página se odian y en la siguiente se llevan de maravilla. Es extraño, pero fantástico. 

El hecho de que la historia esté narrada desde el punto de vista de Penryn nos ayuda bastante a conocerla pero también nos limita en muchos aspectos. Como por ejemplo, en el aspecto de conocer la personalidad de Raffe. Él es un personaje muy cerrado y pocas veces dice algo que te haga ver como es realmente, pero por la forma en la que actúa con Penryn, se nota que siente algo por ella y que ni siquiera él mismo puede controlarlo, por mucho que lo odie. Por otro lado, el odio que siente Penryn hacia los ángeles, como que nos ciega un poco al principio y solo nos deja ver la faceta de idiota de Raffe, pero, como dije antes, poco a poco las cosas van mejorando en ese aspecto. 

Todo gira alrededor de la búsqueda de los ángeles y cuando llegas al final, Dios. Yo estaba que me mordía las uñas de los nervios. Pasan muchas cosas de sopetón, mucha información, muchos sustos, muchos puñetazos al corazón vaya. 
Y ese final... ¡Ese final! Ah, creo que nunca lo voy a superar. El final me ha dejado con más dudas todavía que cuando comencé a leer el libro y la manera en que acaba, el modo en que Susan nos hace morirnos de agonía por esperar la segunda parte... ¡Sencillamente me encanta! 

En fin, un libro que merece tener mucha más atención de la que realmente tiene. Una lectura ligera, divertida, de esas que te lees en un día y te deja años llorando por ese final. 

5 estrellas de 5 en Goodreads.

2 comentarios:

  1. Bien bien me has convencido.. lo leere

    ResponderEliminar
  2. Amo este libro, me gusto mucho tu reseña! Saludos! :)

    ResponderEliminar